¿Quieres ser más creativo? ¡Medita!

Lo que por experiencia ya conocían algunos de los que meditan, se ha convertido en otro de esos conocimientos probados científicamente: meditar incrementa la creatividad, facilitando la capacidad de resolver problemas que requieren soluciones imaginativas, no siempre lógicas, y de pensar soluciones novedosas sin quedarse atrapado en intentar aplicar infructuosamente las soluciones "de manual".

La meditación tiene numerosos beneficios, tanto a nivel físico como mental. Meditar, aunque sea unos pocos minutos al día, puede ayudarnos a reducir el estrés, la ansiedad, a mejorar nuestra capacidad de gestionar las emociones e incluso a mejorar nuestra relación con los demás. Y por si eso fuera poco, ¡puede facilitar algún que otro "eureka"!

Estos efectos se describen en tres estudios del año 2012. En el primero [1] se muestra que la meditación en atención plena (mindfulness) puede mejorar la capacidad de resolver problemas que requieren una solución novedosa o cierta "intuición" y para los que una solución ya empleada en la resolución de problemas similares no funciona.

En el segundo estudio [2], se valoró el efecto de la meditación en dos maneras de pensar distintas: el pensamiento divergente y el convergente. Un ejemplo del primero sería encontrar nuevos usos y aplicaciones a objetos ya existentes (una forma de creatividad); mientras que del segundo, sería encontrar el punto en común de tres palabras distintas. En el estudio se estudiaron dos tipos de meditación, la atención en un objeto, en las que se focaliza la atención en distintas partes del cuerpo, y la meditación de observar el pensamiento y las sensaciones de manera abierta, aceptando todo lo que aparece sin entrar en valorar su contenido o en juzgar si nos gusta o no. Los resultados del estudio muestran cómo el segundo tipo meditación tiene un efecto positivo en promover el pensamiento divergente.

Por último, en otro estudio [3] se analizó la relación entre la meditación en atención plena y la rigidez cognitiva, la obcecación que, basada en la experiencia y conocimientos, nos hace ciegos ante soluciones obvias a ciertos problemas, impidiendo la capacidad de encontrar soluciones novedosas. Es el aferrarse a viejas soluciones pensando que van a ser infalibles en toda situación, o el creer que problemas nuevos son de hecho problemas conocidos —cuando en realidad no lo son— y empeñarse en aplicar la misma solución, que en ese caso no funciona, siendo incapaces de ver que nos encontramos ante una situación nueva que requiere una aproximación diferente. Y esto puede acentuarse aún más si uno se cree un "experto" en ese tipo de problemas. En el estudio se demuestra que la meditación tiene un efecto positivo en disminuir la rigidez cognitiva, evitando el desestimar, por la fuerza del hábito, soluciones novedosas o adaptadas a nuevas circunstancias o problemas.

En resumen, ya sea para crear una obra de arte, diseñar una web, o solucionar problemas en el trabajo, dedicar unos minutos al día a la meditación nos puede ayudar a ser más creativos y a librarnos de un montón de preocupaciones y dolores de cabeza.


[1] Ostafin, B. D., and Kassman, K. T. (2012). Stepping out of history: mindfulness improves insight problem solving, Conscious Cogn, 21, 1031-1036.

[2] Colzato, L. S., Ozturk A., and Hommel B., (2012). Meditate to create: the impact of focused- attention and open-monitoring training on convergent and divergent thinking, Front Psychol, 3:116.

[3] Greenberg, J., Reiner, K., and Meiran, N. (2012). “Mind the trap”: mindfulness practice reduces cognitive rigidity, PloS one, 7: e36206.